Nicolás Puente

Nací en un pequeño pueblo con vistas a las Médulas, en la provincia de León, Dehesas. Desde mi niñez mi vida ha estado marcada por los estudios en la escuela del pueblo, luego en La Bañeza, más tarde en Astorga y por último en Madrid donde me licencié en teología.

Durante cinco años me dediqué a la enseñanza y comencé los estudios de filsosofía y me vine a Alemania para hacer el doctorado, —nunca terminado—, en filosofía. La vida me ligó a la ciudad de Mainz, donde estudié filosofía y donde trabajo, en un departamento de informática, desde hace bastantes años.

Mi obra literaria se reduce a un montón de cuentos y poemas que yacen, si han logrado salvarse de los traslados, por cajas, disquetes y cuadernos desperdigados entre Alemania y España.